Nosotros

Conoce un poco Mas
48 años de labor educativa

La historia del Colegio Particular “Fermín Tangüis” camina junto a la historia personal de su director, el Dr. Asunción Ervis Carlos Bonifacio quien, estando por concluir sus estudios universitarios en la Universidad Particular “Inca Garcilaso de la Vega” y próximo a optar el título de Profesor en física y matemática, comienza a trabajar en el proyecto de la creación de un Colegio. Durante un año se dedicó al estudio y a la investigación para sacar adelante dicho proyecto asesorado por el Dr. Pinares, catedrático de dicha casa de estudios. La creación del Colegio Particular “Fermín Tangüis” significó todo un desafío de superación personal. Las horas de trabajo y dedicación dieron sus frutos; la tesis de investigación fue sustentada y aprobada por unanimidad. Aún hoy resuenan en el Aula Magna de la Universidad aquellas palabras del presidente del Jurado, Dr. Pérez Alva quien, años después, fue Rector de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos: "Ervis: proyecto aprobado, excelente trabajo, ahora ejecútalo, que no se quede en la biblioteca como muchos proyectos que han quedado en el olvido y no han servido de nada”. Estas palabras proféticas motivaron más al joven universitario a realizar su sueño.

En San Juan de Miraflores A inicios de los años 70, llevado por el entusiasmo, fijó su mirada en un primer momento en establecer el Colegio en el Distrito de Miraflores; pero las posibilidades económicas no le permitían alquilar un local grande; además, por ser muy costoso. La búsqueda no se detuvo y esta vez recorrió la Urbanización Vista Alegre – Chama, pero tampoco le alcanzaba el presupuesto. Las zonas periféricas de la ciudad de Lima se encontraban en pleno proceso de expansión y crecimiento y fue allí donde observó un Distrito pujante, con una población de gente humilde, pero emprendedora y trabajadora. Esta situación lo impulsó a que su mirada se desvíe al Distrito de San Juan de Miraflores. En la Calle Manuel Wagner Nº 1198 de la zona “A”, a dos cuadras de la avenida Los Héroes, encontró una casa de dos pisos que recién se había sido construida. Inició entonces las conversaciones con la propietaria de la casa, la Sra. Ortiz, quien era una profesora jubilada. A ella le entusiasmó el proyecto de establecer un Colegio y es así como se realiza el contrato de arrendamiento del local. A los casi cinco años de funcionamiento del Colegio la propietaria del local falleció, siendo sus herederos el esposo, quien era jubilado de la policía, y los hijos.

El nombre del Colegio En su mente giraban tres nombres para el nuevo Colegio, aunque desde niño siempre admiró a Don Fermín Tangüis Uncal. Su abuelo, que tuvo la suerte de ser amigo de Don Fermín, siempre hablaba de él durante las faenas del campo, recordando no sólo su sincera amistad, sino sobre todo su espíritu de trabajo. Fermín Tangüis puso todo su esfuerzo en la investigación de una nueva semilla que fuera más resistente a las plagas que atacaban el algodón, utilizó todas las técnicas de entonces y sus conocimientos para hacer producir la tierra, transformando el medio ambiente natural de todo el sur del país para hacerlo más apto para el desarrollo de los cultivos de algodón. Además de admirar su solidaridad con la gente del campo, ya que no tuvo reparo en regalar las nuevas semillas a todos los campesinos. Todo esto por su amor al Perú. Decidió elegir a una persona que sea un paradigma, que haya demostrado amor, sacrificio y trabajo y que haya trascendido por su obra, y por su desprendimiento en bien de la nación y de la humanidad. Esa persona fue Don Fermín Tanguis.

Los primeros años El Colegio Fermín Tangüis, ubicado en ese entonces en la Calle Manuel Wagner Nº 1198, zona “A” del distrito de San Juan de Miraflores, abrió sus puertas en el año 1970 a setenta y dos alumnos: cuarenta para el nivel de primaria y treinta y dos para nivel de secundaria, acompañados por seis profesores, quienes comenzaron a escribir su historia. Los seis profesores era todos egresados de la misma promoción de la Universidad Particular Inca Garcilaso de la Vega. Durante los inicios un tío abuelo, cesante como profesor del nivel de primaria, asumió las funciones de director hasta que el Dr. Ervis Carlos Bonifacio cumpliera los cinco años de experiencia docente por exigencia de la ley. Estos profesores fueron:

  1. Prof. Ervis Carlos a cargo de los cursos de Física y Matemática.

  2. Prof. Carlos Quiroz a cargo del curso de Literatura.

  3. Prof. Ana María Loli a cargo del curso de Biología.

  4. Prof. José Chumpitaz a cargo del curso de Matemática.

  5. Prof. Víctor Augusto Luzón a cargo del curso de Ciencias Sociales.

  6. Prof. Teresa Villanes a cargo del curso de Lenguaje.

Ha quedado grabado en la memoria y en la retina de estos protagonistas como si el primer día de clases hubiese sido ayer. En ese entonces el Dr. Ervis Carlos Bonifacio era portero, auxiliar, profesor, secretario y director. El primer día de inicio de las labores escolares, después de saludar a los padres de familia que estaban presentes, convocó a alumnos y profesores, a primera hora de la mañana, a la formación como lo aprendió, en su época de estudiante, en la Gran Unidad Escolar “José María Eguren” e hizo la oración invocando a la Santísima Trinidad para comenzar tan buena obra la que, llevado por el Espíritu, lo vaya perfeccionando en el tiempo. Todos, padres de familia y alumnos entonaron al unísono el Himno Nacional y, al final, el ¡viva el Perú! significó desde ese entonces nuestro compromiso por la educación de nuestra Patria. Paralelamente, se llevaban a cabo los trámites correspondientes para conseguir la aprobación y el reconocimiento por parte de las autoridades del Ministerio de Educación. Luego de todo un proceso de supervisión y evaluación, 14 de noviembre de 1974 se otorga la autorización de funcionamiento del Nivel de Educación Primaria a través de la Resolución Directoral Nº 379. Pero la tarea aún no estaba terminada y se continúa hasta conseguir, el 10 de junio de 1977, la autorización del funcionamiento del Nivel de Educación Secundaria a través de la Resolución Directoral Nº 1378. Con el fin de extender sus servicios a la comunidad y de atender la demanda educativa se crea el Nivel de Educación Inicial por Resolución Directoral N° 460 del 3 de julio de 1990. De esta manera logra su carácter integral. Las dificultades que se pasaron fueron muchas para poder sacar adelante al Colegio. La principal fue la económica: había pocos alumnos y se tenía que pagar sueldos, alquiler del local, agua, luz y una serie de otros gastos que implicaban mayores egresos que los ingresos, pero a pesar de esos obstáculos, se pudo levantar el colegio con sacrificio y perseverancia. A pesar de las adversidades de los inicios todos era como una familia, había unión, un buen ambiente de trabajo, había pocos alumnos, pero con un gran corazón que practicaban mucho el valor de la confraternidad y junto a los padres de familia y docentes se formó la Gran Familia del Fermín Tangüis.

Este espíritu emprendedor dio sus primeros frutos en el año 1975, cuando por primera vez se ganó el Gallardete del Desfile Escolar a nivel de todo el Distrito de San Juan de Miraflores, superando a los colegios más prestigiosos de ese entonces. El “Fermín Tangüis”, siendo un Colegio pequeño, pero con un gran empuje participativo y competitivo, llamó la atención de las familias del Distrito. Este fue el inicio del logro de muchos laureles conseguidos por nuestra Institución Educativa tanto en el campo académico como en la música, en la danza, en el deporte, en la investigación y en la tecnología. En el local de la Calle Manuel Wagner Nº 1198, conocido como “La Casita”, el Colegio permaneció aproximadamente 15 años, hasta el año 1985.

La consolidación Los inicios fueron un conjunto de experiencias hermosas que se han vivido. Los primeros años fueron bastante difíciles, sobre todo los tres primeros, pero después se fue ajustando el presupuesto y se pudo seguir adelante. Se tuvo la oportunidad de ahorrar y financiar para comprar un terreno más grande y construir el nuevo local acorde a las exigencias de las necesidades educacionales de los niños y jóvenes. Ante el crecimiento de la demanda de nuestros servicios educativos y su proyección, se decidió conseguir un local más amplio donde los alumnos pudieran contar con aulas funcionales, patios extensos, laboratorios, piscina etc.; es decir una infraestructura que propicie el aprendizaje, el orden y la disciplina y sea el baluarte de la educación integral. Las gestiones para lograr un terreno apropiado se iniciaron ante la Empresa Nacional de Edificaciones (ENACE). Estas tienen éxito el año 1980 cuando la Institución Educativa adquiere un terreno de 10.650 metros cuadrados, ubicado en el Jr. Joaquín Bernal Nº 370 Zona “A” del Distrito de San Juan de Miraflores, logrando cancelarse su valor en el plazo de sesenta meses. Su adquisición se hizo por licitación pública, debiendo cumplirse con todo lo estipulado por las leyes peruanas.

El terreno era eriazo, con una hondonada de unos dos metros. Al costado, donde hoy está el local de Educación Inicial, se extendía la falda del cerro colindante que llegaba hasta la mitad del terreno. Al fondo había otro cerro que llegaba hasta el inicio del actual patio de Educación Secundaria. Durante dos veranos se realizó un trabajo arduo para nivelar el terreno utilizando un cargador frontal. Un padre de familia que trabajaba en la Fuerza Aérea apoyó en estas tareas con el aporte de varias camionadas de tierra de chacra para poder hacer un gran jardín. La construcción del cerco perimétrico demoró tres años. A partir del 1982 se comenzó a construir el patio para las prácticas deportivas. Los alumnos se trasladaban desde “La Casita” hasta aquí para sus clases de Educación Física. En el año 1984 se inició la construcción del primer pabellón donde hoy funcionan las aulas 12, 13, 14, 15 y 16. Posteriormente, se continuó con el segundo pabellón donde actualmente están ubicadas las aulas 8, 9, 10 y 11. Se tuvo como propósito construir cada año un piso en cada pabellón contándose con la colaboración de toda la comunidad educativa cuyos miembros organizaron distintas actividades para este fin. A partir del año 1985 se comenzó con el traslado de manera paulatina de las secciones del Nivel de Primaria concluyéndose en el año 1986. Entre el año 1987 y 1988 se concretó el traslado del Nivel de Secundaria. En el año 1990 se terminó la construcción del pabellón del Nivel de Inicial. En los años siguientes se continuó con el equipamiento, modernización y renovación de los ambientes. En el Año 2016 se inauguró un nuevo pabellón de cuatro pisos compuesto por ocho aulas, un nuevo laboratorio de ciencias y un amplio comedor. Hoy podemos decir que la historia del Colegio Fermín Tanguís está determinada por los avances pedagógicos en que se combinan la calidad educativa y la tecnología con el principal objetivo de brindar una formación integral de los alumnos preparándolos para la vida mediante el cultivo y la vivencia de valores. En los últimos años la incorporación de la Plataforma Tanguis.net dentro del proceso educativo ha sido una de los más grandes e importantes proyectos que se han logrado. Camino a la Acreditación El año 2016 se inició el camino a la Acreditación Internacional, dando lugar a la Autoevaluación Institucional como primer paso. Como resultado surgen propuestas de mejora que se vienen implementado en las áreas administrativa, pedagógica, pastoral, convivencia, infraestructura etc. con el objetivo de mejorar la calidad del servicio educativo. El Colegio Fermín Tangüis actualmente cuenta con un sólido personal de profesionales y técnicos compuesto por ocho directivos, cinco jerárquicos, ochentaicuatro docentes de los tres niveles educativos con distintas especializaciones que certifican su preparación académica y profesional, diez auxiliares de educación, veinticuatro administrativos, veintiuno de servicios generales y siete en seguridad. Luego de 47 años de labor interrumpida y de formar 41 promociones el Colegio “Fermín Tanguis” tiene un prestigio ganado, sin duda como el fruto de trabajo de su Director General, la capacidad de sus maestros, el apoyo de los padres de familia y el éxito de sus estudiantes que lo han ubicado entre los principales colegios de nuestra capital. El Colegio Fermín Tanguis, el año 2020, cumplirá próximamente sus Bodas de Oro institucionales. Cincuenta años brindando a las familias del Cono Sur de Lima una educación de calidad. Es un hecho histórico que quedará intacto en la memoria de todos aquellos que forman parte de esta gran familia educativa.

“Rumbo a las Bodas de Oro” - “Hoy mejores que ayer por el Perú”